Blog

  • Home
protege-tus-rodillas-al-hacer-deporte

Muchas veces a causa de una incorrecta ejecución deportiva podemos hacernos daño en determinadas partes de nuestro cuerpo. Una de las articulaciones que más suele verse afectada son las rodillas, y es que están presentes en la mayoría de entrenamientos.

Generalmente creemos que ponerse una rodillera o cualquier dispositivo evitará el riesgo a través de la inmovilización de la zona, pero en realidad esa no es la solución, ya que al vendarlo perdemos fuerza muscular. Lo ideal es fortalecer la zona y controlar en todo momento los movimientos para evitar lesiones.

Como primer requisito es necesario fortalecer los músculos que las rodean para conseguir fortalecer la articulación. Realizar ejercicios de cuádriceps, isquiotibiales y gemelos es fundamental para dotar a esta parte de fortaleza.

Hay que evitar forzar las rodillas y para ello siempre debemos tener presente que deben estar ligeramente dobladas, de modo que la tensión generada en las piernas no se acumule en las rodillas, sino que se desplace a los músculos de las piernas, que aguantarán mucho mejor la presión.

A la hora de ejercitar las piernas o realizar ejercicios en los que las piernas sean el motor, no debemos centrar la tensión en las rodillas. Para ello simplemente debemos cuidar que al agacharnos o al elevar cargas con las piernas, las rodillas no sobrepasen la punta de los pies. 

Al correr, las rodillas también pueden verse seriamente afectadas, y es que ante todo es necesario el uso de un calzado adecuado que amortigüe el impacto producido por la pisada. Pero también podemos prevenir eligiendo la máquina adecuada. Una buena alternativa es la bicicleta estática o la elíptica. Si preferimos practicar al aire libre siempre es mejor hacerlo sobre hierba o arena, o en su defecto ratán.

Es importante que tengamos esto en cuenta y que seamos conscientes de que las rodillas no avisan y que poco a poco podemos deteriorarlas si nos las cuidamos desde el principio, pues las lesiones de rodilla suelen aparecer con el paso del tiempo a causa de una práctica inadecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!