Blog

  • Home
entrenar-fallo

En la actividad física hay ciertos entrenamientos que provocan ciertas controversias, y una de ellas son las rutinas al fallo. Sus detractores la desechan por completo y sus defensores no conciben realizar un entrenamiento sin llegar al fallo muscular. Se trata de un tema que da mucho de qué hablar, pero, ¿en qué consisten las rutinas al fallo?

Consiste en reducir el número de series hasta que no poder levantar más. De este modo, hacemos menos repeticiones, pero las que hacemos son de mayor calidad. El problema viene cuando hay gente que considera es demasiado agresivo y dañino para los músculos, y otros optan por él ya que aseguran que es la única forma de aumentar la masa muscular.

Por ende, no es un entrenamiento para principiantes ya que tienen un riesgo mayor de sufrir algún tipo de lesión. Para llegar al fallo muscular se pueden utilizar dos técnicas: mediante cargas máximas o con cargas bajas.

Ventajas de las rutinas de fallo:

  • Potencia la hipertrofia muscular: Realizado con la frecuencia y la modalidad adecuadas, las rutinas al fallo favorecen el proceso metabólico. Sobre todo, al utilizar cargas submáximas (al 80% de la capacidad máxima) la ruptura de fibras se hace más eficiente.
  • Es bueno para mejorar rápidamente la potencia muscular: Algunos estudios nos pueden afirmar que este entrenamiento acelera la ganancia de potencia en las primeras semanas.

Desventajas de las rutinas de fallo:

  • Mayor riesgo de posibles lesiones: muchos especialistas se oponen a estas rutinas porque afirman que es una forma agresiva de ejercitar los músculos. La exigencia desmedida que se produce puede provocar lesiones de tipo muscular.
  • Puede fallar la técnica: al llevar a los músculos a la exigencia máxima, puede darse algún mal movimiento o poco coordinado que resulte en una lesión. Se debe tener cuidado con este peligro al entrenar al fallo.
  • Desregulación hormonal: realizar este tipo de rutinas con mucha frecuencia o de manera diaria puede producir niveles demasiado altos de cortisol y muy bajos de testosterona estando en reposo. Esto conllevaría el catabolismo, que no hace más que perjudicar la construcción de masa muscular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!