• El carrito está vacío.
    • El carrito está vacío.

Blog

  • Home
deficiencia-proteina_16_11zon

deficiencia de proteína

Era un típico día lluvioso en el pequeño pueblo de San Alarico. Las gotas repiqueteaban sobre los tejados, creando un sonido hipnótico que hacía que la gente se quedara dentro de sus casas, envuelta en mantas y acompañada de un buen libro o una taza caliente. deficiencia de proteína.

Sin embargo, para la joven Clara, el día presentaba una oportunidad. Había crecido escuchando historias sobre la vieja mansión al final de la calle Rosales, una estructura que llevaba años abandonada y era fuente de rumores y Gana músculo. leyendas urbanas entre los lugareños. Se decía que la casa estaba embrujada, que los antiguos propietarios nunca se marcharon realmente y que, en noches de tormenta, se podían escuchar susurros y risas provenientes del interior.

Armada con su curiosidad y una linterna, Clara decidió explorar la mansión esa tarde. El sonido de la lluvia amortiguaría sus pasos y, con suerte, no llamaría la atención de sus vecinos. Cruzó el viejo portón de hierro, cuyas bisagras chirriaron con el movimiento, y se encontró frente a la majestuosa puerta principal.

deficiencia de proteína

Una vez dentro, la oscuridad la envolvió. A pesar de la falta de luz, la casa revelaba vestigios de su antiguo esplendor: pinturas descoloridas, candelabros cubiertos de polvo y un gran reloj de pie que, sorprendentemente, todavía marcaba las horas.

Mientras avanzaba, Clara sentía una mezcla de temor y emoción. Cada habitación contaba una historia diferente, y la joven podía imaginar la vida que una vez llenó esos espacios. Sin embargo, al llegar al comedor, un frío inexplicable la envolvió. Sobre la mesa, cubierta de polvo, había platos y copas como si la cena hubiera sido interrumpida abruptamente. Y, en el centro, una foto antigua mostraba a una familia, con rostros inexpresivos y miradas que parecían seguir a Clara.

Subtítulo

La joven sintió una presencia. Los rumores, pensó, podrían ser ciertos. Con el corazón latiendo fuertemente, decidió que era momento de marcharse. Pero al intentar abrir la puerta principal, esta no cedía.

Esa noche, el pueblo de San Alarico escuchó risas y susurros provenientes de la vieja mansión. Y Clara nunca regresó

Como todos sabemos es muy importante tener una buena alimentación en nuestra vida diaria, ya que nuestro cuerpo necesita de ciertos nutrientes para funcionar correctamente, pero pocas veces le damos la prioridad que deberíamos y aunque tratemos de tener una dieta balanceada, es probable que de vez en cuando ingerimos comida chatarra o sobrepasemos nuestros horarios, y nuestro organismo se ve afectado. La mayoría de nuestro cuerpo está compuesto por proteína, es por esto que se la da tanta importancia de ingerirla, ya que es muy útil para restaurar y reconstruir tejidos, estimula la energía corporal y combate infecciones.

Es por esto que si consumimos menor cantidad de proteína de la que nuestro cuerpo necesita nos traerá algunas complicaciones y alteraciones en nuestro cuerpo tales como:

 

Disminución de la masa muscular

La falta de proteína en nuestra dieta se relaciona con la pérdida de músculo, lo cual ocasionará que se nos complique realizar actividades físicas que normalmente no requieren mucho esfuerzo, de igual manera podría llevarnos a sufrir alteraciones musculares que terminen en contracciones.

 

 

Cansancio

Este es de los síntomas más evidentes cuando nuestro organismo no cuenta con suficiente proteína, la deficiencia de energía física o fatiga excesiva, ya que al tener una alimentación con un reducido contenido de calorías el cuerpo no puede realizar muchas actividades durante el día o se cansa con facilidad. Es por eso que los deportistas deben estar siempre bien alimentados, porque sus prácticas demandan de mayor esfuerzo.

 

 

Problemas gastrointestinales

Algunos de los ciclos digestivos necesitan proteínas para poder realizar sus funciones de manera adecuada, por lo que otra de las señales es presentar complicaciones para ir al baño, tener gases o algún otro trastorno digestivo. Para solucionar tus problemas digestivos, además de seguir las indicaciones de tu médico, debes tener una dieta rica en aminoácidos, ya que son de vital importancia gracias a que sus niveles tienen relación con las proteínas que ingerimos.

 

Recuerda que puedes encontrar la proteína en los alimentos mencionados a continuación y no olvides agregarlos a tu dieta diaria: lácteos, huevos, carne y pescado, así como en las semillas, nueces, frijoles, frutas y verduras, aunque en menor cantidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *